Pero, ¿Qué es la diversidad?

Pero, ¿Qué es la diversidad?

La diversidad es un término que ha sido relacionado, más que nada, a la cultura, etnia, género y temas afines. Sin embargo, no es, solamente, un concepto orientado desde un enfoque de carácter social, antropológico o sociológico. Más bien, la idea de diversidad se halla en cualquier temática. ¿Por qué? Veamos.

Lo diverso es todo aquello que, aunque pertenece a un conjunto específico, brinda aspectos diferenciadores con los demás elementos. Cada miembro del grupo, con sus características únicas, lo hacen heterogéneo. Puede ser el tamaño, color o de piel, etc. El factor diverso depende de cómo se distinguen entre integrantes. Un grupo con diferentes características, un conjunto con elementos diferentes entre sí, es diverso.

Por ejemplo, la famosa escultura, David, de Miguel Ángel, es diversa porque cada una de sus partes tiene distintas formas aunque fueron hechas con el mismo material. Piernas, brazos, cabeza, torso; la totalidad de la estatua son de mármol y cada pieza cumple una función específica para completar una obra de arte.

Este ejemplo nos demuestra, entonces, que la idea de diversidad es parte de la cotidianidad y se puede aplicar en todos los ámbitos. En ámbitos públicos y sociales como los estudiantes de diversas razas o etnias en una clase. O en los temas más sencillas como una palabra y sus letras o una casa y el área de sus habitaciones.

La diversidad llega a su máxima expresión cuando la aplicamos a las personas. Todxs lxs individuos somos diversxs. ¿Qué significa esto? Imagina la rutina diaria en los tiempos de COVID-19. Motivación, solidaridad, ansiedad, temor, esperanza o alivio, son algunas de las emociones que experimentamos en solo un día al ser expuestos a estímulos externos.

En retrospectiva, ¿somos los mismos que hace un año? Probablemente no pensamos igual que hace 10 meses cuando escuchábamos noticias de un virus en China al cual nadie le daba importancia. Lo mismo ocurre dentro de una comunidad de cualquier índole. Muchas personas que estudiaron la misma carrera o ejercen la misma profesión no las aplican de igual manera o se especializan en el mismo campo. Incluso en un contexto familiar, los miembros del grupo son diversos entre sí, teniendo sus propios intereses, quehaceres, preocupaciones y motivaciones.

Sí, todo, absolutamente todo es diverso, ¿Cómo podemos aprovecharlo? Pues dentro de una comunidad si cada uno de sus miembros compartiera exactamente las mismas actividades, formas de pensar, gustos, etc., seríamos parte de un mundo gris donde todo sería igual. El componente diverso de todo nos permite aprender nuevas habilidades e ideas de otras personas, e incluso de nosotros mismos. Es una característica que establece una oportunidad permanente de adquirir nuevos enfoques, de crecer y expandir nuestro campo de percepción.

Es por esto que al ser diversos, no debería existir distancias sino espacios de interacción donde todos podamos enriquecernos de ideas distintas a las nuestras. La diversidad, como en el David de Miguel Ángel, es lo que hace posible las grandes cosas del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diálogo Diverso