Relato de una persona conviviendo con VIH en una relación serodiscordante.

Relato de una persona conviviendo con VIH en una relación serodiscordante.

‘’Cuando conocí a mi pareja actual, yo ya llevaba más de dos años con tratamiento antirretroviral. Gracias a los cuidados y a la importancia de acostumbrarme a la medicina, llegué a mi estado indetectable.  Al comienzo, la preocupación me abrumaba y no podía conversarle de mi estado siendo una Persona conviviendo con VIH; sin embargo, en mi mente estaba no hacerle ningún tipo de ‘’daño’’ o causarle problemas a su salud. Los besos eran algo básico, sin embargo, con el pasar del tiempo las situaciones comenzaron a subir de nivel y una noche al momento de tener sexo por primera vez con él, hice que se sentara y conversáramos del esperado tema.

Sentados al borde de la cama, demoré unos 15min, o más, mirándole a la cara y con las palabras atrapadas en la garganta por no poder decirle lo que sucedía, mas que nada porque llevábamos muy poco tiempo de conocernos y eso hacía que me contuviera al contarle, pero de veras quería hacer las cosas de manera adecuada para ambos. Cuando por fin pude armarme de valor y decirle, el ya preocupado de verme tan ansioso, le conté como fue que algún momento me enteré y contraje VIH.

Su reacción no fue de sorpresa o rechazo, lo que muchos PVVS solemos esperar de alguien que no tiene el virus; al contrario, fue comprensivo y luego de varios comentarios suyos, me propuso tomar medidas para cuidarnos y mantener mi estado indetectable, y en su caso ingresar a un programa de PrEP; por lo cual había, tal vez por el momento, encontrado un compañero que pueda estar conmigo. Pero de cierta manera, seguía pensado que era demasiado precipitado para tomar cualquier decisión de ese tipo.

Durante los días que siguieron, tuvimos los cuidados respectivos, de igual manera, siempre recordando que el proceso que había que seguir iba a ser complejo y no iba a estar alejado de cualquier tipo de temor; sin embargo, ambos nos sentíamos seguros de seguir con lo que empezamos y seguir los cuidados recomendados por nuestros médicos.

En el momento en el que comenzamos a convivir, durante esa etapa de ‘’luna de miel’’ de la relación, todo super bien, pero evidentemente sabíamos que íbamos a tener momentos en los que tendríamos conflictos por cualquier tipo de diferencias y no siempre relacionados al VIH, sino a situaciones de la convivencia como tal; porque según he aprendido, el VIH es solamente algo con lo que debes aprender a vivir, con cuidados y todo lo demás, como cualquier condición de vida. Hasta podría tomarme la molestia de decir que me cuido más que cualquier persona que no sea VIH+.

Mi ahora ‘’pareja’’, cuando comenzó su proceso con el PrEP si presentó ciertos efectos secundarios, como mareos y de manera básica cosas que no afectaron a su vida diaria; pero que evidentemente nos dio mayor seguridad al momento de mantener relaciones sexuales. No puedo mencionar que el virus nos unió, pero el hecho de cuidarnos mutuamente fue algo que es probable que ninguno de los dos esperábamos, pero que nos hizo confirmar que posiblemente el era la persona que sin saberlo estaba esperando.

Entiendo que durante el tiempo que llevamos conociéndonos, hemos tenido varios altibajos en nuestra relación, como tal hemos podido manejarlo de la manera más adecuada para nosotros, lo cual no quiere decir que será así para todos. Considero que he tenido ‘’suerte’’, por decirlo de alguna manera; ya que no todos tienen los recursos para recibir una noticia así y decidir aun así tomar las medidas necesarias para mantenerse juntos en una relación y que no sea algo de un momento incómodo para ambos.

Sé que aún es un camino complicado y nada está dicho en esta etapa de la relación, pero creo que, si de veras queremos hacer las cosas bien, es cuestión de tomar las medidas necesarias para apoyar, cuidar y mantener todo lo que se viene configurando en una relación que pretende ser estable. Creo que para las personas con mi situación es complicado confesar algo de ese tipo, muy aparte de haber querido hacer lo correcto, lo hice porque estimo mucho a mi actual pareja y no quería arruinar de algún u otra forma su vida o es así como muchas personas consideran este tipo de situación ´´arruinar la vida de alguien´´, ya que como persona con VIH+ sé que se siente ser excluido, he conocido amigos con este mismo tipo de situaciones los cuales, no consideran importante contar su  situación de salud actual, ya que creen que si mantienen los cuidados necesarios no van a pasar a mayores, y claro apoyo su punto de vista pero siento que a su vez es  necesario la aprobación y consentimiento de la otra persona, puede que para muchas personas en la actualidad (Mayormente en nuestro círculo social) no lo vean muy importante el hecho de contar si son O+ o no, pero al final si es necesario contar este tipo de cosas a su debido tiempo. Hoy ya tenemos varios años viviendo saludables; es probable que falten muchas cosas que decir a cerca de todo este proceso que hemos vivido, sin embargo, va a haber momento para actualizar nuestros avances como pareja serodiscordante’’

Mi consejo siempre será: ´”no ocultes cuando quieres que algo dure, confía en la persona correcta, cuéntale tu situación, si es real y es para ti; se quedara, o si no, lo bueno que consiguieras del rechazo es la experiencia y tacto para manejar este tipo de situaciones en una próxima oportunidad”.

Historia basada en hechos reales.

Esta es una iniciativa que se realiza gracias a la Oficina de Población, Refugiados y Migración y a la Embajada de los Estados Unidos en Ecuador. Trabajamos con CARE Ecuador y Fundación Alas de Colibrí en el Proyecto Protección Multisectorial ante la Crisis Humanitaria – Fase II.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diálogo Diverso