Celebrar

¡Sí!, grita en mi cabeza un recuerdo de alegría.

Hace 24 años se despenalizó la homosexualidad en el Ecuador. Ese día, mi corazón se llenó de felicidad. Ese día, cayeron unas cadenas injustas y pesadas. Ese día, bailamos y cantamos. Ese día, tuvimos esperanza.

En estas dos décadas y media, reflexiones van, comentarios vienen. No todas las necesidades se han resuelto. Algunas están intactas sin solución y otras, aparecieron con el tiempo. A veces parece que no ocurrió nada en realidad.

No ha sido fácil. No es fácil.

Que satisfacción contar con más espacio a la luz del día. Qué bien se siente transitar junto a otrxs iguales en búsqueda de la lucha liberadora. Qué hermoso soñar y ver como se hacen realidad. Qué bueno saber que para algunas personas jóvenes no existe la posibilidad de ser vistxs como delincuentes solo por ser diversxs. Qué lindo ver parejas del mismo género tomadas de la mano. Qué bueno que podamos reclamar y gritar por nuestrxs derechos en las calles, frente a la justicia. Qué bueno contar lo que hemos conseguido.

¿Qué falta? La lista es larga. Siento presión dentro de mí. Hay una deuda y aún es grande. Inicio por la UNIDAD; la que nos reclaman los procesos truncos. CONFIANZA, entre quienes queremos que la situación mejore. CLARIDAD, para apuntar la brújula. ORGANIZACIÓN, para no duplicar ni cansarnos. CARIÑO por lo que hacemos. AGRADECIMIENTO por lo que hemos hecho bien, todxs hemos puesto algo para llegar donde estamos. AUTOCUIDADO, porque no somos súper humanxs, sino, personas con derechos también vulnerados y que no merecemos revictimizarnos. RESPETO; lxs enemigxs son varios y no somos lxs pares. No estamos en ninguna competencia por capacidades ni logros. RESPONSABILIDAD de las personas LGBTIQ+ frente a una lucha colectiva y no solo de unxs cuantxs. El camino es muy largo y si bien es cierto se ven nuevos liderazgos, aún se extraña el apoyo.

Yo si voy a aplaudir el esfuerzo de tantas personas. Voy a agradecer a quienes nos dejaron una huella durante este tiempo. Voy a conmemorar el atrevimiento de quienes batallan a diario por los derechos propios y colectivos. Voy a proponer que nos miremos al espejo y nos consultemos cómo nos sentimos 24 años después. ¿Cómo es mi vida hoy? ¿Si yo fuera activista, qué aportaría en la lucha? ¿Cómo haría para que sigamos avanzando? Todxs somos activistas, todxs podemos cambiar el mundo en el que vivimos. Salgamos a vivir. Luchemos por nuestros propios derechos. Y si encontramos a algún compañerx, unámonos por que es más fácil el camino con compañía. Hoy, 27 de noviembre, en Ecuador se celebra la Despenalización de la Homosexualidad. Celebrar es verbo transitivo, compartamos este triunfo. Este día renovamos nuestra esperanza.

Abrazos a todxs.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.